Introducción al programa de estudios

Los objetivos generales del área se formularon con criterios disciplinarios, a la vez que se han considerado aquellas finalidades relacionadas con la realidad institucional, poniéndose un especial énfasis en lo relativo a la educación en valores, los derechos  humanos y la solidaridad entre los pueblos, y en respetar el medio ambiente y el patrimonio natural, cultural y artístico de la sociedad actual y de todas las que nos han precedido.

En Geografía, los objetivos pretenden asegurar en su concreción espacial una percepción y una sensibilidad de los aspectos ambientales y el conocimiento de las grandes unidades geográficas, preferentemente de América,  y de los aspectos comunes y la variedad de paisajes del Ecuador.

En Historia se espera que los alumnos adquieran el concepto de evolución y memoria histórica, las nociones de cambio y permanencia, comprendan la interrelación de los factores multicausales que explican tales transformaciones, identifiquen y localicen en el tiempo y en el espacio los procesos y los acontecimientos relevantes, asegurando en todo caso la percepción de lo común y lo plural en la Historia ecuatoriana con sus regiones y nacionalidades como parte de su patrimonio y riqueza.

Los contenidos conceptuales se pueden ordenan en bloques temáticos que siguen, en el caso de la Historia, criterios cronológicos, incluyéndose en cada una de las etapas las aportaciones artísticas más significativas.

El desarrollo armónico del currículum de Ciencias Sociales  fundamenta los conceptos con el apoyo de herramientas procedimentales medidas y adecuadas a los objetivos que se persiguen, junto con la generación de valores, actitudes y hábitos de participación democrática, tolerancia y solidaridad, y de respeto al patrimonio conservado a lo largo del tiempo;  se hace por ello necesario incluir, además de los contenidos de tipo disciplinar, en este comentario, los contenidos procedimentales y actitudinales básicos que conduzcan a esa actitud ética y socialmente comprometida a la que, como finalidad educativa, antes se hacía referencia.

Los contenidos procedimentales que se proponen son de dos tipos: unos (manejo de mapas, planos, gráficos, series estadísticas, fuentes históricas, ejes cronológicos, imágenes artísticas, etc.) se refieren a procedimientos específicos de las Ciencias Sociales, y más singularmente de la Geografía y de la Historia; otros, de carácter más general (utilización o realización de mapas conceptuales, comentarios de textos, prensa, consulta de bibliografía, información audiovisual, etc.) son relativos a técnicas y hábitos de trabajo intelectual, abordados siempre desde los contenidos del área.

En cada curso, se retoman la mayor parte de los procedimientos de cursos anteriores, bien para reforzar destrezas básicas de trabajo intelectual, o para profundizar en las mismas, hacia una mayor complejidad.

En lo que a los contenidos actitudinales se refiere, la educación en valores, no puede constituir solamente un contenido transversal del currículo de las Ciencias Sociales, sino que debe formar parte intrínseca de las mismas, constituyendo por tanto un contenido central y primordial de la enseñanza de las Ciencias Sociales, cuyos fenómenos de estudio requieren la necesaria objetividad de la práctica científica, pero, también la necesaria implicación del sujeto ante acontecimientos que afectan muy intensamente a la vida de las personas y de los grupos sociales, siendo por tanto, un elemento esencial del proceso de educación integral de los niños y jóvenes.

Las Ciencias Sociales, debido a su gran capacidad y versatilidad para desarrollar y secuenciar sus contenidos de maneras diferentes, permiten al profesorado múltiples posibilidades a la hora de elaborar sus programaciones. Las consideraciones que siguen se proponen aportar a los profesionales de la enseñanza algunos elementos de reflexión relativos a las posibilidades de tratamiento metodológico de nuestra disciplina.

Así, en la enseñanza de las Ciencias Sociales, parece conveniente la combinación de estrategias de aprendizaje diversas, en las que el aprendizaje memorístico se combine –y/o sustente– con el aprendizaje significativo. Particularmente en los casos de denso contenido que requieren el empleo de recursos diversos que atenúen el carácter exclusivamente expositivo a que esa densidad de contenidos podría conducir.

Las actividades, adaptadas a las capacidades generales pero no rígidas de cada edad, deberían ser variadas, con inclusión de cuestiones de actualidad o próximas al alumnado siempre que sea posible y utilizando medios, técnicas y recursos didácticos que despierten su interés y deberán en todo caso desarrollar las capacidades que permitan la explicación multicausal, por lo que el tratamiento de la información y la indagación e investigación serán prioritarios.

Las actividades de evaluación deben reflejar el grado de comprensión de conceptos, de procedimientos y de adquisición de actitudes antes que la repetición de informaciones.

Los procedimientos e instrumentos de evaluación deben de ser diversos y plurales: la participación en el aula, el diálogo y el trabajo en grupo son formas de trabajo para la enseñanza de las Ciencias Sociales que pueden resultar especialmente indicadas para el logro de algunos de los objetivos que en este área se persiguen.

En cuanto al tratamiento de la diversidad de intereses y capacidades de las alumnas y los alumnos, las posibilidades también son múltiples: desde actividades comunes pero que permitan el uso de soportes expresivos diversos, consiguiendo que alumnas y alumnos utilicen recursos verbales o iconográficos distintos en la realización de determinadas tareas; a la inclusión de actividades diversas en su temática, tratamiento metodológico (fuentes de información utilizadas, situación de aprendizaje requerida, etc.) o grado de aprendizaje que se espera alcancen (actividades de profundización y ampliación, actividades de refuerzo) y actividades de evaluación.

En las Ciencias Sociales los temas transversales se hacen presentes de modo explícito y prioritario: la educación para la salud, para el consumo, para la igualdad entre los sexos, para la paz, la educación medioambiental y la educación moral y cívica se constituyen en contenidos específicos de nuestra área, sustentando y justificando buena parte de los contenidos conceptuales y actitudinales que en este currículo se proponen.

No obstante, es claro que el tratamiento de los temas transversales requiere de una cierta especificidad en relación con el tratamiento de los contenidos propiamente curriculares y parece especialmente importante aproximar estos temas a la realidad más inmediata de nuestras alumnas y alumnos: a su entorno personal, familiar, local, o en relación con el propio ámbito institucional, haciendo siempre explícitas las conexiones que los temas establecen con esa realidad.

Las puestas en común, los debates y, en general, la marcha cotidiana del grupo-clase ofrecen frecuentes situaciones favorables para el tratamiento de estos temas y para corregir conductas o actitudes no deseables en relación con ellos.

 

Planes de estudio

I CURSO

II CURSO

III CURSO

IV CURSO

V CURSO – ESSO

VI CURSO – ESSO

VI CURSO DI – ESSO

BACHILLERATO – EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA

BACHILLERATO – EMPRENDIMIENTO Y GESTIÓN

 

logo
logo
logo
©2017 Colegio Alemán Quito & Creatica estudio