El talento creativo del compositor ecuatoriano Cristian Orozco, se sumó a su virtuosismo como instrumentista para presentar un bello e interesante recital que incorporó, además, danza, arte gráfico en vivo y la participación de otros destacados músicos. Una propuesta sin precedentes con variopinto despliegue de talentos alrededor de la marimba y la mejor música ecuatoriana.